viernes, 10 de marzo de 2017

¿Sabes dónde llevan la "f" los incestos?

Hoy vuelvo a escribir con un acertijo para todos los que me leéis, a ver a quién se le ocurre la respuesta: ¿dónde podría llevar una "f" los incestos? Tomaos unos instantes para pensarlo detenidamente, pues aunque pueda parecer complicado, al final no lo será tanto.

Bueno, puede que ahora no os llegue la inspiración, pero os aseguro que es más sencillo de lo que creéis. Esa f viene de algo muy importante para que el sexo entre dos personas llegue a considerarse incestuoso, yo diría que imprescindible, y no es que sea una idea mía, es que de otra manera no estaríamos hablando de incesto. ¿Qué, no se os ocurre nada? Está bien, os daré la respuesta.

No podría existir el incesto si no hubiera sexo familiar, ¿veis dónde está el quid de la cuestión? La familia, el parentesco, ya sea por sangre o por contrato, es la clave que convierte una follada sea del género que sea, hetero u homosexual, en algo prohibido, excitante y hasta morboso. Es curioso que el término "familia" pueda generar todo eso, y que una sola letra pueda cambiar la percepción que tenemos de una práctica sexual, pero es tan sencillo como eso, y a la vez tan complicado.

Porque, cuando intento ponerme por ejemplo en el lugar de un incesto madre hijo follando, siempre pienso que debe ser algo bastante raro, y que por la cabeza de esa madre y ese hijo deben pasar pensamientos bastante peculiares; imposible que sólo piensen en disfrutar del sexo, o si lo hacen es porque ya habrán pasado por un período en el que habrán sentido las cosas más inverosímiles, y pensado en mil situaciones que nosotros, los que nunca hemos pasado por eso, no podemos ni imaginar.

El que una madre y un hijo follen debe ser, sin duda alguna, la relación incestuosa más extrema que puede haber. Pero creo que, en general, el sexo con cualquiera de tu familia, aunque sea política, es bastante enrevesado a nivel personal, tanto que quizá no merezca la pena intentarlo, por muy morboso que pueda parecernos. Nuestra sociedad está aún muy llena de tabúes, y éste en especial quizá no sea uno de los primeros en dejar caer, porque el concepto de familia está muy arraigado en nuestras mentes, y es algo que nos hace sentirnos bien y nos da seguridad.


Pero por supuesto no todo el mundo piensa como yo, con toda su libertad por supuesto; de hecho, se conocen muchas relaciones de incestos que han llegado a buen puerto, cuando los protagonistas estaban muy seguros de lo que querían y pasaban bastante de lo que pensaban los demás, que desde luego es una actitud que hay que tener siempre en la vida. Mi enhorabuena a los que son tan libres de mente,  a los demás, sólo decir que, en este caso, habría que pensar en qué "f" te tira más: si la del sexo o follada, o la de la familia.

jueves, 16 de febrero de 2017

La F no es sólo de fútbol

Como estamos en España, en cuanto uno escucha la letra "f", la lee o la ve, en lo primero en lo que piensa es en el fútbol, ¿o no es así? Es algo automático, como si lo lleváramos en los genes, y es que en este país el deporte rey no puede tener más aficionados, e incluso los que no lo son siempre saben las últimas noticias, los últimos fichajes y el reparto de goles de la última jornada de liga.


Hace unos años, la afición futbolera se concentraba en los domingos, que era el día en que se jugaban los partidos. Pero ahora, eso ha cambiado por completo, y raro es el día de la semana en que no hay un encuentro futbolero, ya sea nacional o internacional. Por eso, es imposible escapar de la influencia de esta disciplina deportiva, y son muchos los que, sin ser aficionados, se suben al carro también porque, ya se sabe. "si no puedes con el enemigo, únete a él".
Pero por suerte, tenemos un idioma rico en palabras y conceptos, y si pensamos un poco, también podemos encontrar muchas otras cosas que la letra f puede evocarnos. Por ejemplo, la felicidad, esa sensación tan esquiva pero que todos buscamos, intentando buscar la fórmula universal para conseguirlo; incluso, hay libros que hablan de eso, aunque claro, no vayamos a pensar que son la panacea para resolver este enigma. No hay nadie que sea completamente feliz, pero todos hemos de intentar serlo y, de camino, procurar que los que nos rodean lo sean también, en la medida de lo posible.
Y si ya queremos ponernos más terrenales, ¿acaso no nos puede evocar la f la idea de follar? Sí, puede sonar un poco burro y fuera de lugar, pero si hay algo que la gente busca después de ser feliz, es seguramente el sexo, que a veces está directamente con lo primero. No hay ningún ser vivo en este mundo al que no le gusten las relaciones sexuales, y aunque los humanos seamos la única especie que practicamos sexo por placer, la reproducción es uno de los instintos más fuertes que pueden existir. Así que no es extraño que todo lo que esté relacionado con el sexo nos lo recuerde constantemente.
En fin, que podemos buscar muchas cosas que estén relacionadas con esa letra, sólo tenemos que ejercitar un poco la mente y rescatarlas de nuestra memoria. ¿Os gustaría que ese fuera el tema de este blog? Pues seguid visitándolo, y veremos si entre todos somos capaces de superar este reto.